LOS 8 ERRORES (+1) AL VIAJAR EN FAMILIA

VIAJAR EN FAMILIA, ERRORES HABITUALES

El mayor error a la hora de viajar con niños, es querer adaptar el destino a los niños. Son los ellos los que deben adaptarse al destino.

Una de las preguntas recurrentes que nos hacen es: ¿Que destino es ideal para viajar con niños? Y siempre respondemos lo mismo.

TODOS

Si en todos estos años hubiéramos pensado que algunos destinos son para niños y otros no, no le hubiéramos permitido vivir a los chicos, ni la mitad de las cosas que experimentaron.

Sabemos que los cambios son constantes, y cuándo nuestros niños sean adultos los cambios serán tan rápidos y acelerados, que el que no logre adaptarse, lo tendrá complicado.

La revista Forbes decía hace poco en un artículo: ¨Los avances tecnológicos y las presiones a las energías tradicionales llevan al mundo a una espiral de cambios fundamentales y estrepitosos, como se dio, en su momento, con la revolución industrial¨, sobrevivirá el que logre adaptarse rápidamente.

Tenemos claro que lo mejor que podemos dejarles a nuestros hijos, es una mente abierta y fuerte y un poder de adaptación para salir al mundo lo mejor preparado posible.

Y con los viajes implementamos esta premisa.

No adaptamos el destino, sino que somos nosotros los que nos adecuamos al mismo.

Picnic en el Central Park – New York

Por supuesto que tenemos en cuenta las necesidades de los niños, incluso no son las mismas cuando tienen 3 años, que cuando tienen 12. Nos adaptamos al destino, pero respetamos los ritmos y tiempos de los chicos, para que el viaje en familia sea placentero para todos.

Estamos absolutamente convencidos, que cualquier destino o viaje puede ser placentero para toda la familia. Solo hay que tomar los recaudos necesarios para que todos podamos disfrutar.

Aquí te contamos 8 (+ 1) errores habituales que solemos cometer, al armar un viaje en familia:

1. QUERER CONOCER TODO

Viajar en familia modifica los esquemas de viajes anteriores, y si aún no implementaste el concepto del SLOW TRAVEL, o el viajar lento, es el momento de hacerlo.

Slow travel es el nombre con el que se denomina a un nuevo estilo de viajes que llego para quedarse, es todo un movimiento en el mundo de los viajes que ha surgido en los últimos años, que aboga por viajar despacio, por viajar sin prisas, por reconectar con uno mismo y sentirse parte del lugar, sin la tiranía de la velocidad y los tiempos viajeros.

Viajando con niños esto es clave.

Nosotros cuando viajamos a una ciudad grande que tiene mucho por conocer, analizamos opciones y elegimos según los gustos de todos.

Por ejemplo en un viaje a Barcelona que hicimos, un día lo destinamos a visitar un museo interactivo muy bueno para los chicos (Cosmo Caixa), otro día caminamos los Barrios, Gótico, la Rambla, el Raval y el Borne, pero para evitar el cansancio de los chicos, y nuestro, como caminamos mas de 10 hs, nos dedicamos siempre a parar un rato en algún parque para que los niños jueguen, también ese día nos detuvimos un rato en una librería para niños, así disfrutaban un rato de la lectura y descansaban.

Vamos tratando en los días largos de caminata de intercalar intereses de todos.

Al siguiente día, como alquilamos un departamento, nos quedamos toda la mañana en el dpto. así los niños jugaban y salimos ya si toda la tarde y noche para ver la ciudad iluminada.

Al día siguiente, Recorrimos la ciudad en un bus turístico, cosa que a los chicos les encanta y parábamos en diferentes puntos como la Sagrada familia, el Park Guell, la playa de la Barceloneta, para poder caminar, correr y jugar.

Es cuestión de buscar intereses para todos e ir negociando.

Nuestro truco es, si el viaje es de varios días, cada 2 o 3 días, hacemos mediodía de descanso en el hotel o casa de alquiler, para leer, jugar o simplemente ver tele y descansar.

Ahora no siempre vemos todos los imperdibles, pero no nos importa, ya entendimos que no es posible ver todo y mucho menos si viajas con niños. Hemos dejado la culpa que nos provocaba, porque realmente lo que nos interesa es disfrutar. 

Y entendimos que cuando hacemos un ritmo de locos, y queremos HACER TODO, terminamos enojados o tan cansados que nada tiene sentido ya.

2. NO INTEGRAR A LOS NIÑOS EN LA ORGANIZACIÓN

A todos nos gusta sentirnos parte de un proyecto, eso hace que el interés aumente, que el disfrute sea mayor.

Cuando organicen un viaje hagan parte a sus hijos. Quizá no van a elegir el precio de un hotel, pero si tiene 2 opciones parecidas, muéstrenle las fotos, cuéntenles las opciones, así ellos pueden elegir también, e ir vivenciando y preparándose para la travesía.

A nadie le gusta que lo bajen de un auto y le digan: ¨bueno ahora a subir esta montaña 6 horas¨. Porque, aunque seas un experto montañista, debes prepararte mentalmente y físicamente.

Lo ideal es ir previamente contándole como es la montaña, que van a ver (aquí deben hacerles ver la importancia de la actividad), transmitirles lo que se siente llegar a la cima, lo importante que serán ellos en esta aventura. Charlar también de que van a ver, cuánto va a durar el recorrido. Que habrá partes más difíciles, pero descansos para comer un chocolate, o nadar en un rio.

Lo importante acá es que ellos entiendan que no será subir x subir, porque no se esforzaran, pero si los hacemos parte lo van a disfrutar.

Nosotros por ejemplo siempre en las caminatas de montaña los preparamos a los chicos unos días antes, mentalmente hablando, porque físicamente están mejor que nosotros (jaja), especialmente para algunas subidas que hemos hecho de más de 7 horas como el Volcán Acatenango en Guatemala.

Parada técnica en la subida al Volcán Acatenango – Guatemala

También si el camino tiene por ejemplo hongos, o algún animal acechando, los mantenemos alertas y con el reto de buscar hongos, o escuchar ruidos, o ver huellas. 

Cualquier cosa es importante para mantenerlos fuera del foco del cansancio, y más presentes en el lugar.

3. LLEVAR DEMASIADO EQUIPAJE

Los viajes deben ser cada vez más minimalistas, y esto ya será una gran enseñanza para los niños.

Llevar demasiado equipaje ya sea en un viaje en avión, bus, en una caminata en la montaña, o en un viaje incluso en auto (donde todo entra y siempre llevamos de mas) es un gran error.

El equipaje a la larga estorba y complica.

No solo porque en avión puede ser un exceso de dinero, en un auto puede ser un agotamiento extra tener que subir y bajar cosas todo el tiempo, especialmente si son innecesarias.

Subir una montaña o hacer un paseo en bicicleta, después de muchas horas, con una carga innecesaria en la mochila puede arruinarte literalmente el paseo y el humor.

Buscando hongos en el bosque de San José del Pacífico, Oaxaca – México

Lo ideal es antes de viajar, sentarte un rato con papel y lápiz, y pensar en lo realmente importante e imprescindible. Teniendo en cuento la cantidad de días, el clima, y la posibilidad de lavar ropa en destino. 

Anota todo en una lista, y luego tacha el 30 % de esas cosas ¨imprescindibles¨, (si te animas el 50% jaja).

Hay algo muy importante a tener en cuenta, y es que en la mayoría de los viajes (excepto alguna expedición por la montaña de varios días, o desiertos) y hablamos con conocimiento de causa, SIEMPRE se puede conseguir TODO LO QUE PUEDAS NECESITAR.

Si te vas de viaje y llevas 2 zapatillas y una se rompe o moja, tenes otra opción, no es necesario llevar 5/6 calzados que ocupan mucho lugar.

Pero, aun así, si se te rompen dos calzados juntos (cosa altamente improbable), siempre podrás comprarte uno en el destino. Quizá no sea el ideal o más bonito, pero te sacara del paso.

Esto aplica para CASI TODAS LAS COSAS QUE LLEVAMOS EXTRAS. (excepciones a esta regla, algún medicamento, crema específica, y no se me ocurre más, pero seguro hay)

4. NO RESPETAR LOS HORARIOS DE COMIDAS Y SUEÑO

Si el viaje es de unos pocos días, pueden trasnochar ni no están acostumbrados. O saltear alguna comida. O comer comida chatarra algunos días.

Pero cuando el viaje dura varios días, semanas e incluso meses, es muy importante respetar los horarios de sueños y rutinas de comidas, especialmente en los niños.

El cansancio es acumulativo sino se descansa bien. 

Lo hemos experimentado cuando viajábamos con grupos, en nuestra época de guías de viajes, que los primeros días la euforia y adrenalina están al 120% y durante 2 o 3 días nada cansa, todo es lindo.

Pero a medida que el cansancio se acumula, si no descansamos bien, el mal humor se acrecienta y lo lindo ya no lo es tanto.

Les juro que he visto gente viajar a Europa con el sueño de caminar Roma, perderse en sus callecitas y después de 12 días de una maratón por las capitales de Europa, llegan a Roma y no salen del hotel porque literalmente no tienen las ganas, ni las fuerzas para hacerlo.

Lo mismo sucede con la comida. 

Almuerzo mercado de Guanajuato – México

Los adultos podemos un día por recorrer sin perdernos nada de Nueva York, somos capaces de hacer paradas rápidas para tomar cafecitos con alguna torta y seguir, pero los niños deben hacer su parada a comer, cargar energías. 

Si es comida sana mucho mejor. Aunque nadie se va a morir por comer en un fast food 2 días en NYC.

5. ELEGIR EL ALOJAMIENTO POR LUJO Y PRECIO, Y NO POR COMODIDAD

A todos nos gusta ir a un hotel de lujo, o el más top, o a veces el más barato del mundo.

Uno como adulto puede darse el lujo de alojarse en cualquier lugar, no importa si está lejos del centro, si es 5 estrellas. O si es el más barato, aunque el ambiente no sea el mejor.

Pero cuando viajamos con niños debemos tener en cuenta varias cosas.

UBICACIÓN

Si está muy lejos del lugar donde nos vamos a mover, puede ser un problema, especialmente al final del día, los chicos ya están cansados, las energías son otras y tener que tomar varios medios de transporte o caminar mucho al final del día para regresar al hotel, será realmente un momento de peleas, que puede arruinar en segundos, un día mágico. 

Es mejor bajar una estrella del hotel, pero estar bien ubicado, que estar en el más lujoso alojamiento, pero alejado.

SERVICIOS

No es necesario que tenga piscinas, juegos, kids club, ni nada por el estilo. Pero si es importante buscar un alojamiento con algún espacio para que los chicos puedan jugar, ya sea una habitación con espacio, un patio, un parque de juegos al frente, lo que sea.

Nosotros cuando buscamos alojamientos en las ciudades tratamos de divisar parques cercas, o alguna sala donde puedan jugar.

Aunque lo que más nos funciona es alquilar casas, o departamentos, en la plataforma de AIRBNB, donde tenemos todas las comodidades y privacidad. Especialmente si la estadía es de varios días.

Usamos esto en Roma, Barcelona, Morelia, Rio de Janeiro y muchísimos lugares más. Lo recomendamos siempre para un viaje en familia de varios días.

AMBIENTE

Somos fanáticos de los hostels o aparts, porque son económicos, aunque no necesariamente feos ni sucios. De hecho, hay una cadena de Hostles de lujo que amamos (Selina) y que supera a muchos hoteles.

Lo que nos gusta de estos lugares es que suelen tener varios ambientes para usar, como cocinas comunitarias, bibliotecas, salas de juegos, piscina a veces, en fin puede ser muy bueno para pasar varios días.

Lo único que hay que analizar antes, es el ambiente que hay en el lugar.

Hay hostels que son para gente muy joven que va de fiesta, y no siempre puede ser un buen lugar con niños.

Por el resto, es muy recomendable alojarte acá, porque suelen estar céntricos, limpios y económicos.

Puedes ver aquí las diferentes opciones de alojamiento para ir en familia.

6. COMPRAR VUELOS DIURNOS O CON MUCHAS ESCALAS

Muchas veces en el afán de comprar los pasajes, se presenta una promoción económica de un vuelo, y como la fecha sirve y el precio también, compramos.

Es indispensable detenerse un ratito y analizar bien los horarios y las escalas antes de comprar.

Tomar un vuelo de 2 o 3 horas no puede alterar tanto un viaje. Pero si el vuelo es de 6/8 o más horas la elección de los horarios es fundamental al viajar con niños.

Lo ideal es tomar vuelos nocturnos, para que no se le modifiquen tanto los horarios de sueño, esto permitirá disfrutar del vuelo y permitirá a toda la familia mantener un buen humor.

Les aseguro que mantener a 2 niños de 5/6 años en un vuelo diurno de 12 horas, y sin que funcionen las películas del avión, es un reto no apto para personas muy nerviosas.

Literalmente casi mato a alguien, ajajja

Un vuelo de 6 horas parece corto, pero si consideramos que debemos estar 3 horas antes en el aeropuerto y luego al llegar unas horas más, se transforma en un vuelo + tramites, de 10 horas, que suele agotar a cualquiera.

Esperando en el aeropuerto de Córdoba – Argentina

Las escalas también son a considerar, porque aumentan las esperas, el cansancio se va acrecentando, y los costos de comidas en el aeropuerto no son baratos. 

¡Así que a la hora de comprar tu vuelo, pon todo esto en la balanza, por el bien de los nervios familiares!!

7. NO LLEVAR UN BOLSO DE MANO PRACTICO

Solemos pensar que solo se debe llevar un bolso con mudas de ropa y comida cuando los niños son bebes.

Error.

Nosotros siempre llevamos un bolso de mano, para subir al avión, al bus e incluso en el auto o casita auto, siempre tenemos cosas a mano, porque muchas veces no se puede parar cuando surge un imprevisto.

Que debería tener el bolso de mano (o por lo menos el nuestro), cada uno lo adaptara a sus necesidades:

  • Agua. Fran y Pedro son muy aguateros y en el lugar y momento menos pensado, les agarra sed.

  • En el avión llevo siempre una muda de ropa, más aún, si el vuelo es de varias horas. Pueden ensuciarse, vomitar, mancharse con comida.

  • Unas bolsas. Sirven para vomitar (Pedro es muy vomitón en viajes en auto), guardar ropa sucia o mojada, o incluso basura o comida sobrante.

  • Yo siempre llevo un remedio para la fiebre en el avión, de cábala para que no enfermen (jaja) y cuando eran más chicos también su puff.

  • Algún libro, lápiz, papel y cartas para jugar. En viajes largos si tenemos lugar, ellos elijen algunos juegos o juguetes chicos para cargar en sus mochilas. Generalmente les hago cargar todo lo que les entre en una mano.

  • Abrigo o mantita. Muchas veces vamos a lugares de calor y no lo pensamos. Pero en estos lugares de calor suelen tener el aire acondicionado al máximo y el frio es peor que en la Antártida.

  • Cables, adaptadores y cargadores de celular.

  • Copias en el celular de los documentos o papeles importantes.

  • Algún snack, galletitas o comida fácil de llevar.

  • Cepillo y pasta de dientes.

  • Toallitas húmedas. Salvadoras de todo mal, jajaj.

Seguramente hay algunas cosas más, pero estas para nosotros son infaltables.

8. VIAJAR SIN ASISTENCIA AL VIAJERO

Es NECESARIO viajar con un seguro médico, especialmente cuando vas con niños. Hay que pensarlo como una inversión y no como un gasto.

Incluso hay países como Estados Unidos, o en la comunidad Europa, que es obligatorio ingresar con asistencia al viajero.

La medicina es cara en todas partes del mundo, aunque en algunos países, más que otros. 

Nosotros siempre hemos viajado con seguro médico, antes de salir en la casita-auto y ahora. Aunque una época estuvimos sin seguro, hicimos uso de los hospitales públicos, en los cuales fuimos muy bien atendidos como en Galápagos que Pedrito se abrió la cabeza, o en Paraty, siempre fueron cosas sencillas por suerte. 

No es lo ideal.

También es buena idea llevar un pequeño botiquín con algunos remedios básicos para la diarrea, dolor de cabeza, fiebre, etc. como para salir del paso.

Te dejamos aquí el link para que veas algunas Cias. de seguro ideal para viajeros, que funcionan muy bien en diferentes lugares del mundo y algunas de las que usamos o hemos usado.

+ 1 (9) SEGUIR CONSEJOS A RAJATABLA

Escucha, lee, procesa y saca tus propias conclusiones.

Cada persona es única, por lo tanto, cada FAMILIA TAMBIEN LO ES, las necesidades, gustos y maneras de disfrutar son tan personales como cada integrante de la familia.

Un chapuzón en Grutas de Tolantongo – México

Nuestros errores pueden no ser los tuyos. Nuestros aciertos tampoco.

¨Caminante no hay camino, se hace camino al andar¨

Viaja, emociónate, equivócate, vive y lo mejor de todo COMPARTE EN FAMILIA, porque un viaje puede tener errores y aciertos, pero lo que nunca dejara de tener, es un recuerdo imborrable y una huella familiar que quedara para Siempre.

DISFRUTALO, y luego nos contas que errores no debemos cometer, así seguimos sumando a esta lista subjetiva. 😀

Si te gustó el post y queres compartilo
¡ nos ayuda un montón !

Facebook
WhatsApp
Pinterest
Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Hola! Si es la primera vez que venís por aquí, nos presentamos. Por acá, Fran, Pedro, Silvina y Pablo,

Somos Los Carrascos, una familia nómada, que recorre el mundo desde hace 6 años, y ahora estamos en México.

En este lugar compartimos todo lo que sabemos y aprendimos en estos años de viaje. También encontraras datos viajeros, info sobre como educamos en movimiento a nuestros hijos y el estilo de vida nómada que llevamos.

Quedate un rato con nosotros! No nos guardamos nada. Ver más…

¿Qué queres leer?

Historias recientes

Si te gustó el Post, compartilo

¿Ya nos seguis en Instagram?

noticias, tips viajeros, regalos. suscríbete acá !! y no te pierdas nada

error: Content is protected !!

El sitio web www.loscarrascos.com utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar su visita a sus páginas web. No se utilizarán las cookies para recoger información de carácter personal. Usted puede permitir su uso o rechazarlo, también puede cambiar su configuración siempre que lo desee.
Encontrará más información en nuestra Política de Cookies.